El sector de la construcción se enfrenta al coronavirus

El sector ha sido paralizado debido a la crisis sanitaria. Este representa un 10% del PIB español y se estima que pierde 345 millones de euros por cada día de cese de actividad (según datos de SEOPAN). Construcción y coronavirus cara a cara.

Como veníamos diciendo desde hace algún tiempo, era imposible garantizar la seguridad del personal en la obra.  No se puede decretar un Estado de Alarma que impida que la gente salga de casa para no extender el contagio y que, sin embargo, se pueda enviar personal de obra en desplazamientos intercomunitarios.

El decreto se publicó casi en la medianoche del domingo al lunes, con un plazo de tan solo 24 horas para ser cumplido. Esta inesperada prisa obligó a realizar un trabajo a contrarreloj para asegurar que obras y proyectos se mantuvieran en buen estado durante la inactividad, retirar el material susceptible de ser robado o incluso contratar personal de seguridad, asegurar desvíos provisionales, etc.

¿Y ahora qué?

 

Se prevee que proyectos de construcción aumenten su precio debido al COVID-19

Las intrucciones del Gobierno del pasado 29 de marzo declaran el cese de la actividad no urgente en el sector de la construcción. Que solo podrá continuar su actividad en caso de ser catalogado como obra de urgencia: como conservación de carreteras y puentes, conducciones de agua, etc.

Obras no urgentes ni de interés general

Esta considerable dilatación del tiempo que durará la obra se traduce en un aumento de los costes fijos: contenedores de gestión de residuos, alquileres y sueldos. Para esto último, cada empresa debe estudiar su situación, ver de qué manera sobrellevar las pérdidas y que esto repercuta lo mínimo posible en su plantilla.

Obras de Urgencia

Por otro lado, tenemos las mencionadas Obras de Urgencia, que a priori no parecen verse afectadas. Pero dada la situación de desprotección, hay un gran número de empresas subcontratas que han detenido su actividad, ¿una menor oferta subirá el precio de los servicios?

Contrucción y coronavirus, ¿cómo salir de la crisis?

¿Qué hacer para salir de esta crisis?

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy:

La inactividad en la obra no se corresponde con la oficina. Aquí en cambio, aprovechamos este parón para avanzar todo lo posible en cuanto a proyectos, control de calidad y costes. Permítete revisar todo ahora que no estamos a pleno rendimiento, realizar un trabajo más minucioso puede marcar la diferencia.

Esta crisis afecta también a otros negocios relacionados con nuestra actividad, lo que puede repercutir directamente en nuestra empresa. Las empresas proveedoras de material y empresas subcontratas están pasando por diferentes realidades que pueden afectar a su reapertura. Ahora es crucial conocer el estado de nuestros socios y buscar diferentes alternativas para asegurar nuestra vuelta a la actividad.

Es de vital importancia localizar las oportunidades que puedan surgir, cuestionarnos qué podemos perfeccionar y adelantar todo el trabajo posible. Esto será como coger carrerilla para salir con impulso en cuanto la situación se estabilice, lo que esperamos que ocurra pronto.

Según confirmó el Gobierno, la construcción podrá reanudar sus obras a partir del próximo 14 de abril. Pero debemos estar atentos a las directrices del Ejecutivo, que prepara una guía de actuación con las medidas de higiene y de protección que los trabajadores deberán adoptar para retorna a sus puestos de trabajo.